Novedades y Tips


  • Los secretos de la alta definición
  • Los secretos de la alta definición
  • Los secretos de la alta definición

Alta Definición, ¿por qué nos preocupa estar preparados? Descubre ahora sus secretos.

Las estrellas de estas navidades serán sin duda los televisores de plasma y LCD. Hemos dedicado ya unas páginas a recordaros qué deberíais tener presente antes de adquirir un visualizador de estas prestaciones. A raíz de este acontecimiento, que muchos de nosotros aprovecharemos para jubilar el viejo tubo de rayos catódicos, se ha popularizado otra palabra exenta de significado específico: la alta definición.

La llegada del DVD-Video ya supuso un cambio en la percepción de las imágenes en los televisores. Éstos se actualizaron poco a poco a la relación panorámica en 16:9 y a mayores diagonales, justamente porque llegó un formato que superó el aún utilizado y estandarizado PAL. Si ya alguien etiquetó el DVD-Video como un formato de “alta definición” evidentemente se precipitó. Ahora ya podemos disfrutar del canal Euro1080, primera apuesta en verdadera alta definición que llega a nuestras casas, pero pronto lo harán nuevos canales, algunos a través de la DVB-T (la Televisión Digital Terrestre) o recurriendo al D-VHS.

Pero si la gran mayoría de nosotros no puede acceder a la verdadera Alta Definición, ¿por qué nos preocupa estar preparados? Descubre ahora sus secretos.

La televisión (las señales de vídeo que recibimos a través de nuestras antenas en los tejados) ha cambiado muy poco desde que en 1967, el alemán Walter Bruch, añadió el color con el estándar PAL. Desde entonces, no ha habido cambio alguno significativo (a excepción de la adición del sonido estéreo), algo paradójico teniendo en cuenta la rápida vida de cualquier componente electrónico.

En breves años será realidad la televisión digital, un proyecto a escala europea que ha permitido convertir un formato, el DVB, en estándar, además de permitir numerosas configuraciones en audio y vídeo, entre ellas la emisión de vídeo en Alta Definición (verdadera) y sonido digital multicanal. Súmenle el ya mencionado canal Euro1080 vía satélite, que aunque sea de pago y actualmente no ofrezca demasiada programación, sí emite en Alta Definición.

Estos nuevos formatos demandan de nuevos cambios, periféricos y dispositivos que van desde la captación de las imágenes, su producción, emisión a, cómo no, la reproducción. Desde nuestro punto de vista como usuarios sólo nos incumbe la reproducción, basando nuestro objeto de análisis en los visualizadores. Muchos ya disfrutarán de excelentes amplificadores multicanal, previos, cajas acústicas, salas acondicionadas e incluso de sofás dedicados y máquinas de palomitas. Sólo les faltará disfrutar de una imagen sin precedentes. Hemos oído hablar de la Alta Definición pero, ¿realmente sabemos qué significa?

ALTA DEFINICIÓN

Su traducción al inglés es High Definition, y muchas veces veremos cómo se refiere a ella utilizando sus siglas HD. Pero en realidad este acrónimo no ofrece dato técnico alguno, es simplemente un término que se utiliza para describir las posibles calidades superiores de cualquier dispositivo audiovisual. Hay reproductores de DVD-Video capaces de escalar una imagen en resolución estándar (no nos engañemos, el DVD-Video no ofrece alta definición) al formato 720p o 1.080i, y aún hablando de Alta Definición no es más que una señal en alta a partir de un original en calidad estándar.

Si tenemos que ser precisos, añadiremos el término Alta Definición a cualquier imagen cuya resolución supere con creces lo que conocemos como resolución estándar, que en nuestro caso es el PAL (curiosamente, un formato establecido a mediados del ¡siglo pasado!).

El concepto de Alta Definición siempre ha existido, en cuanto la comparación más evidente entre cine y televisión daba como ganador indiscutible al primero. De hecho, hay algunas aproximaciones a la televisión en HD, como Sony y NHK realizaron a principios de los 80. La popularización del magnetoscopio de VHS hizo parar cualquier avance en este aspecto, ya que la calidad de éste era claramente inferior al PAL.

Pero sí se empezó a pensar de manera masiva en la alta definición cuando surgió el DVD-Video. Con él, todo usuario accedió a una mejor imagen, que no es más que la eficiente explotación del estándar PAL. Esto ha permitido abandonar progresivamente los televisores en 4:3 de baja diagonal por otros modelos en panorámico y mayor tamaño (incluso empujando al olvido al TRC a favor de otras tecnologías más versátiles como el plasma o LCD). Al existir mayor demanda de televisores, crece el interés por una imagen mejor. A la vez, se crea esta (magnífica) afición por el Cine en Casa, cuyo objetivo es trasladar al hogar de cada uno el placer visual y sonoro de un cine convencional. Esto ayuda a despertar el interés por la proyección de vídeo, que a la vez agranda hasta superar las 100” las pantallas donde proyectamos el aún limitado PAL de los DVD-Video.

El estándar PAL ofrece un total de 576 líneas de resolución en entrelazado. Esto se conoce como resolución estándar. Podremos empezar a hablar de Alta Definición cuando podamos representar 720 líneas en progresivo, o 1.080 en entrelazado. El súmum son las 1.080p (progresivo) que aspiramos a conseguir a más largo plazo. Hay quien ya considera el 480p (el NTSC en progresivo) como alta definición.

NUEVOS FORMATOS

Evidentemente el PAL tiene limitaciones, provocadas por el interés de aprovechar de manera eficiente el ancho de banda utilizado para las transmisiones. Esto limita su expansión y es necesario recurrir a nuevos formatos. Ante la evidente necesidad de poder transmitir en un número superior de caminos (por ejemplo, vía terrestre, cable, satélite, red, etc.), se impone el uso de un formato versátil y dinámico, capaz de permitir que un mismo contenido pueda ser codificado y transportado de distintias maneras. DVD-Video y PAL tienen esta limitación, y es aquí donde entran la DVB (Digital Video Broadcasting) o los nuevos desarrollos del grupo MPEG, versiones que ya conocemos como el Windows Media Video en sus versiones 9 y 10, MPEG-4, etc. Estos nuevos formatos sí permiten la transmisión, almacenaje y producción de señales de Alta Definición, ya sea en 720p, 1.080i o 1.080p.

Acciones: E-mail | Link Directo |